Muros de Posáa


El sábado pasado fuimos a caminar un rato con Martín por el centro capitalino de la provincia misionera para ver cómo están de "limpias" las paredes. La idea era ver si había algo interesante o nuevo al menos. Sinceramente ¿Puedo ser sincero, no? Bueno, nada. No hay nada interesante. Stencils al azar (plaza San Martín por ejemplo), algunas promesas de amor eterno, la infaltable buchoneada política y el ya clásico asalto al muro del Instituto Montoya, en este caso con una pistola que dispara corazones (www.distorsionando.8k.com). Lo más interesante está en Catamarca y Buenos Aires, un estacionamiento viejo que sirve sus paredes para la publicidad callejera, con grandes formatos pegados a chapas enmarcadas. Lo llamativo de este lugar no son las publicidades en si, si no la continua superposición de afiches pegados, que con la acción de la gente al romperlos (intervención, saña, lo que sea), la acción de los elementos y el tiempo dejan un espectáculo interesante. Obviamente es una opinión mía sobre lo lindo y la mayoría de la gente pasa lo más rápido posible por ahí. Lo que me interesa aquí es más el detalle que el todo. Los papeles viejos que se doblan, la corrosión, la pegada mal hecha y lo desgarrado. Son elementos que aportan color, forma y si se quiere hasta significado. Algo pasa cuando un afiche pasa del estado “prolijo” a roto, pintado, etc. Quién lo hace o por qué lo hace no importa, pero queda así. El proyecto Parè se basó en esto y lo fue practicando en sus intervenciones con la premisa de no perdurar.
La idea que sale de todo esto, una idea que la podemos seguir elaborando, es mezclar papeles pegados, en blanco o impresos, pintura al agua y arcilla. Crear capas, pintar-empastar con arcilla y que el tiempo haga lo suyo. Se podría llegar a plantar alguna semilla o plantita chiquita al muro y ver que pasa. Lo más probable es que todo se craquele y se desmorone o se lave. De todo esto hacer un relevamiento a cada tanto y ver cómo los elementos van actuando. Es como buscar una técnica para un mural “ecológico”, por ponerle un nombre.

Bueno esa es la idea, el muro candidato mide en la ochava: 1.95m x 2.60m, los lados 3.95m x 3.95m. Se podría pintar la ochava.

En la imagen adjunta: detalles del estacionamiento, el mural alternativo del, y algunas pintadas tomadas en Bs. As.

2 comentarios:

  ale

20 de febrero de 2009, 9:53

A ver si entiendo.. nos estas incitando e invitando a hacer un mural ecológico en un lugar especifico de Posadas?...
La idea a mi me parece muy buena...
Qué fecha propones?

  anztowa

20 de febrero de 2009, 18:51

La fecha tentativa son los días de Semana Santa. Tentativa digo porque hay que ver quiénes y cuántos piensan estar por Posadas en esos días. El muro lo tiene que confirmar Martín, éste esta en el frente de su casa. Es una vivienda que se alquila, si no hay conflictos con el dueño se hace.