Vacaciones: Sol, garotas y...cemento.

Viendo nuevamente las fotos del viaje (y son muchas, un poquito más de 740) me pongo a pensar... ¡tengo comprarme una memoria de 2 gigas! ¡Cuác..! No, en serio, las mejores imágenes no están en la cámara. Sin querer ser sentimentalista, lo mejor que me traigo de Bs. As. es la amistad, la hospitalidad y los buenos momentos. ¡Esa! Es cierto, la experiencia de solo estar en esta gran ciudad es abrumadora. Los viejos y los nuevos amigos hacen que el peso sea muy ligero. Las flores van para: Lulet, Coco y Ale. ¡No es para menos, Coquiii y Luli (Así se llaman entre ellos, pero no le digan que yo les dije…) me dieron hasta las llaves del dpto.! Irresponsabilidad o buena amistad. Sigo pensando que son buena gente. O a lo mejor tenían un seguro por parcial o total destrucción del departamento y necesitaban un pirómano para sus planes. Por suerte eso no va a pasar al menos que los visite Toco’s… hay un video del que lo prueba. Debo aclarar que se come muy bien también, es más hay una teoría que habla que en la conquista de la pareja que me hospedó tuvo mucho que ver la mano y el buen gusto gurdman. Ojo, eso fue “off the record”.
La capital no es para principiantes, aunque los haya a montones, de todas las regiones limítrofes, Paraguay, Bolivia, Perú…. Uf ¡muchos! Obviamente también están los del aparentemente otro lado: los turistas. Es más, Buenos Aires parece una colonia carioca, agradecidos nosotros por las mujeres que traen, pero son muuuchos. ¿De sonde salen?.
Es gracioso ver a los turistas de turistas, son taaan turistas! Me dio un poco de vergüenza ajena escuchar “no cry for my argentiiiinaaa…aggg” de la boca de una anglo-americanaturista. Y bueno, nos dan de comer ¿no? Es verdad tanto como que los inmigrantes son una buena mano de obra barata y hacen crecer la economía y todo eso.
Puerto Madero parece salida de otro país ¡parece Miami! no me jodan tiene su propio Hilton y todo. Caminé lo más rápido que pude por esa zona, por ahí me pedían el documento. Y no lo tenía! De seguro me deportaban al Paraguay si era por el acento. Pero no pasó nada o náa.
En el viaje pude ver de todo: arte, contraste, modernidad, consumo, turismo, frenesí, gente mucha gente, (si no te gusta la gente no vayas, nunca se repetian!) y sobre todo vi una ciudad distinta al mostrado por los medios. Obviuus.

Saludos y muchas gracias a todos. Un abrazo!

4 comentarios:

  Lulet

30 de enero de 2009, 11:20

¡Priiiiiii!

-Perdón, no crezco más...-

"Coquiii y Luli" ¡Jajajajaja!

Ale, amigo, fue un placer tenerte en casa. ¡Qué se repita!

Me encantó tu relato.
Gracias por las palabras.

¡Besos!

  co.2

30 de enero de 2009, 11:40

Pibeeee! me alegro que la hayas pasado bien y que hayamos podido ser de ayuda en atenuar el abrumamiento metropolitano. Ahora... cómo descubriste que necesitábamos un pirómano? :P
Un abrazo y seguimos encontrándonos por acá.

  ale

31 de enero de 2009, 6:19

¡Que buen relato!. Debo decirte que coincido con la hospitalidad, la excelencia en la comida y la agradabilidad (¿?) de LULI!!... Coco te felicito je!...
UN BESO a los 3!!!...
Luli la próxima llevo un librito para anotar recetas JA!!!.....y armamos una sección de cocina en el YA

  anztowa

31 de enero de 2009, 19:12

A todos, gracias por los comments!
Saludos.

Pd: una sección de cocina, mmmm! je je.